TRATAMIENTO DE ÁCIDO HIALURÓNICO

 

La genética, los factores ambientales y el estilo de vida hacen que la piel pierda colágeno progresivamente. Este proceso tiene efectos visibles en el rostro, que se traducen en pómulos más caídos o la aparición de ritidosis (arrugas en la piel), como lo que se conoce comúnmente como patas de gallo. Para revertir este proceso sin cirugía, las infiltraciones de ácido hialurónico son uno de los tratamientos más seguros y eficaces.

Las causas de la disminución del colágeno son la oxidación de las células y la aparición de los radicales libres. Esto, unido a la pérdida de masa muscular por la edad, provoca flacidez y hace que los tejidos de la piel se descuelguen.

Sin embargo, es posible devolver volumen al rostro y difuminar las líneas de expresión gracias a los tratamientos de ácido hialurónico, una técnica de medicina estética segura, indolora y duradera.

¿DÓNDE SE APLICA EL ÁCIDO HIALURÓNICO?

 

Los tratamientos con ácido hialurónico se pueden aplicar en cualquier zona de la piel que precise de hidratación y una inyección de volumen.

Mentón

El ácido hialurónico para el mentón se suele utilizar para armonizar el rostro y mejorar el óvalo facial del paciente. Es muy común en personas con microgenia, es decir, un mentón más pequeño de lo habitual. Mediante este tratamiento, se aplican infiltraciones para dar volumen a esta zona, perfilando así el rostro sin tener que pasar por quirófano.

Ojeras

Tanto las bolsas en los ojos como el tono azulado que acostumbran a presentar pueden eliminarse. El ácido hialurónico devuelve luminosidad a la mirada, rellenando de forma eficaz los surcos que aparecen en la cara.

Pómulos

Una de las zonas del rostro que pierde más volumen son los pómulos. No obstante, el tratamiento con ácido hialurónico permite devolver elasticidad a la piel. Además, también es adecuado para suavizar las líneas de expresión en los surcos nasogástricos.

Labios

Uno de los usos más comunes de este tratamiento es el relleno de labios. Aplicado en esta zona, elimina o difumina las arrugas que se forman alrededor y la hidrata desde dentro para que recuperen su volumen.

CONOCE LOS TRATAMIENTOS DE MEDICINA ESTÉTICA FACIAL

400x600_acido hialuronico

Ácido Hialurónico

400x600_hidroxiapatita calcica

Hidroxiapatita Calcica

_MG_0623

Hilos Tensores

400x600_mesoterapia facial

Mesoterapia Facial

400x600_peeling

Peeling

400x600_botox

Bótox

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DEL ÁCIDO HIALURÓNICO?

 

En muy pocos días, los resultados empezarán a ser visibles y pueden durar entre 6 meses y un año aproximadamente. Los beneficios del ácido hialurónico se detallan a continuación.

Hidratación

Un gramo de ácido hialurónico puede retener hasta seis litros de agua. Por eso, aplicado en las dosis que requiere el tratamiento, hidrata la piel en profundidad desde dentro y hacia fuera. El rostro gana así en vitalidad, mostrando una apariencia radiante y saludable.

Relleno de arrugas e imperfecciones

El ácido hialurónico difumina las arrugas superficiales y las líneas de expresión. Asimismo, las cicatrices, surcos nasogenianos e imperfecciones de la piel también se pueden beneficiar de este tratamiento.

Densificación de la piel

En aquellas áreas donde la dermis es más fina, como ocurre con las ojeras o las manos, el ácido hialurónico actuará para mejorar la densidad de la piel, captando el agua, rellenando las zonas que se van a tratar y aportando también firmeza.

Antialérgico

Existen muy pocos efectos secundarios. Al ser un producto que ya se encuentra de forma natural, no provoca reacciones alérgicas.

Modificable y reabsorbible

Una vez aplicado el tratamiento, si el paciente no está conforme con el resultado, es posible eliminar el ácido hialurónico a través de un antídoto, la hialuronidasa. En cualquier caso, el cuerpo reabsorbe el ácido hialurónico de forma natural.

Rinomodelación

El ácido hialurónico permite realizar pequeñas modificaciones de la nariz y corregir imperfecciones para lograr un rostro armónico, sin necesidad de recurrir a la cirugía plástica.

Compatible con otros tratamientos

El tratamiento con ácido hialurónico se realiza en conjunto con otros tratamientos que también favorecen el rejuvenecimiento de la piel, como la radiofrecuencia facial, los hilos tensores o el bótox.

TUS TRATAMIENTOS DE ÁCIDO HIALURÓNICO AL MEJOR PRECIO

Los tratamientos con ácido hialurónico de Grupostop se llevan a cabo con los últimos adelantos médicos y bajo la supervisión de un equipo de profesionales altamente cualificado y con experiencia. Para más información, contacta con nuestros centros de medicina estética sin compromiso.

¿QUÉ ES EL ÁCIDO HIALURÓNICO?

El ácido hialurónico es una sustancia naturalmente presente en el organismo y que posee la capacidad de retener el agua, lo que contribuye a mantener los tejidos de la piel en buen estado.

Al desaparecer progresivamente del cuerpo debido a la edad, la piel pierde elasticidad e hidratación. De ahí que restituir el ácido hialurónico en aquellas áreas donde ha disminuido mejore sustancialmente la hidratación y el volumen de la piel. Este proceso se lleva a cabo mediante un relleno facial que contribuye al rejuvenecimiento de la dermis y a incrementar la cantidad y la calidad del colágeno de la piel.

Existen dos tipos de ácido hialurónico, que se aplican dependiendo de los resultados que cada paciente desee obtener y la zona en la que se vaya a realizar el tratamiento. El primero es el ácido hialurónico reticulado, que se entrelaza creando una masa sólida que aumenta el volumen facial. Por otro lado, en su versión no reticulada, ayuda a hidratar la piel y nutrir las células del rostro.

¿CÓMO SE APLICA EL ÁCIDO HIALURÓNICO?

En todos los casos, el tratamiento con ácido hialurónico empezará con una consulta preliminar. Este tratamiento es apto para mujeres y hombres y apenas presenta contraindicaciones. A pesar de ello, es importante que un profesional evalúe cada caso para que el tratamiento tenga unos resultados satisfactorios.

Una vez hecha esta primera evaluación, los profesionales médicos planificarán el tratamiento de ácido hialurónico.

Cada sesión empezará con la aplicación de inyecciones en la dermis, con una distancia de aproximadamente 1 mm entre ellas. Seguidamente, se realizará un pequeño masaje en la zona para su correcta absorción y distribución.

Una vez terminado el tratamiento, el paciente podrá seguir con su rutina diaria, ya que no precisa ni de ingreso hospitalario ni de tiempo de rehabilitación. Los efectos secundarios serán mínimos y se limitarán a cierta hinchazón o pequeños hematomas en la zona, que desaparecerán en los días siguientes a la aplicación.