Crisis Post-vacacional. ¿Crisis? ¿Qué crisis?


Estamos tan acostumbrados a escuchar el término crisis que desvirtuamos su significado. Es como cuando repites muchas veces seguidas una palabra y llega a perder el sentido inicial. Crisis económicas, crisis domésticas, crisis matrimoniales, crisis de los cuarenta, crisis nerviosas, crisis globales…

Sí, la palabra está de moda y conlleva una connotación negativa que realmente no se encuentra en su significado. Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, la definición de crisis es cambio profundo y de consecuencias importantes en un proceso o una situación, o en la manera en que éstos son apreciados. Para los chinos, el grafismo de la palabra crisis es el mismo que el del término oportunidad.  Uniendo las dos definiciones, podemos decir que todo cambio lleva inherente una nueva oportunidad de empezar y mejorar las cosas que no nos gustaban antes.

Seguro que, estando en las fechas en las que nos encontramos, ya habrás leído o visto alguna noticia relacionada con la crisis post-vacacional. Los cambios en esta época del año son más que evidentes; dependiendo de cómo los gestionemos podremos convertirlos en nuevas oportunidades que te aporten más felicidad en tu vida. Te damos una lista de consejos para conseguirlo:

.

Prepárate para la vuelta al trabajo

En tus primeros días de trabajo, piensa en el reencuentro con tus compañeros y comparte tus experiencias veraniegas al final del día con una cervecita y unas tapitas; seguro que te resultará más llevadera la vuelta a la rutina.

No pretendas hacer todo el trabajo acumulado en tu primer día a la vuelta de las vacaciones. Organízate por orden de urgencia y sé consciente de que es imposible pretender ponerse al día en una sola jornada. No te estreses, poco a poco y con organización conseguirás ir avanzando.

Sin embargo, en ocasiones la vuelta laboral supone un drama porque tu trabajo no te aporta la felicidad que desearías… podría ser el momento de plantearse un cambio en tu vida y buscar nuevas e inspiradoras opciones. Aprovecha el comienzo del curso, ya que es una buena época para buscar nuevos trabajos.

pelostop_crisis

.

Disfruta a tope de tu tiempo libre

Hemos disfrutado de unos días maravillosos y cuando volvemos a trabajar, pensamos que la libertad de poder realizar todas aquellas actividades que nos gustan es un lujo difícil de conseguir el resto del año.

Pero, en realidad, no es imposible. Siempre vas a disponer de los fines de semana para disfrutar de tu tiempo libre a tope; organiza una pequeña escapada de fin de semana o una excursión de un día al campo los primeros fines de semana después de reincorporarte. O aprovecha tu estancia en casa paladeando el placer de las pequeñas cosas, como leer un libro o ver tu programa preferido de televisión. Los fines de semana son pequeñas vacaciones que disponemos a lo largo del año; sácales todo el jugo y libérate en esos días de tu rutina diaria.

.

Vuelve a los hábitos saludables

Que si un heladito, un aperitivito, esas cervezas en el chiringuito, irse de copas y trasnochar, levantarse tarde… ¡cómo hemos disfrutado en vacaciones de esos placeres! Sin embargo, nuestro cuerpo ha acusado los excesos y nos exige cierto orden para sentirnos sanos psíquica y físicamente.

Después de unas intensas vacaciones, tú mism@ querrás volver a la dieta equilibrada que llevabas antes de comenzar tu descanso estival; puede que algún exceso que otro te haya hecho aumentar algún kilito, y necesites seguir algún régimen. Te animamos a continuar con nuestra dieta de operación bikini pre-vacacional; pero, ya sabes, tómatelo con calma, piano, piano, como dirían los italianos. Todo volverá a su sitio antes o después, no te agobies por ello.

No olvides combinar tu dieta con algún tipo de deporte; recuerda que el ejercicio físico libera endorfinas, que son las hormonas de la felicidad, y te ayudará a sentirte mejor física y psíquicamente.

Aprovecha los últimos días de tus vacaciones para ordenar tus horas de sueño. Acuéstate algo antes y levántate pronto, así cuando llegue el día de reincorporarse a la rutina del trabajo, tu cuerpo ya se habrá habituado y evitarás el cansancio físico propio de una mala calidad de sueño. Si estás descansad@ te será más sencilla la vuelta al trabajo.

crisis

.

La vuelta al cole de los peques

Si tienes peques, puede que te agobie también la vuelta a la rutina de los niños y cómo se lo van a tomar. Prepárales para el comienzo; háblales de lo positivo de empezar, reencontrarse con los compañeros, disfrutar de nuevos juegos y actividades. Habitúa a tus hijos a ordenar las horas de sueño, al igual que tú, ellos también necesitan sentirse descansados, sobre todo en los primeros días de cole, que son los más excitantes y difíciles.

No te sientas triste cuando empiecen el cole, ellos disfrutan también con sus amigos y necesitan cierta independencia paternal para madurar. Además por otro lado, tú puedes gozar de la libertad de poder dedicarte a tus tareas con tranquilidad.

No te obsesiones con la vuelta de vacaciones. Deja a un lado las inseguridades y atrévete con algo nuevo que siempre hayas querido hacer; apúntate a ese curso de danza oriental, acércate a Pelostop y hazte ese tratamiento láser que siempre has querido, o matricúlate en ese curso de cocina japonesa que tanto te gusta. Te ayudará a desconectar de tu rutina diaria y a cambiar el “chip”.

Sobre todo has de pensar que, si no hubiera una vuelta al trabajo, no existirían las vacaciones. El descanso tiene sentido cuando hay un trabajo previo. Así que ilusiónate, motívate, sé valiente y afronta todos los retos que este nuevo inicio de curso pone a tu disposición. ¡Desde Pelostop te animamos a comerte el mundo este próximo mes de septiembre!

.