Fernando Alonso en la Indy 500


El pasado 28 de mayo de este año 2017, Fernando Alonso fue nombrado mejor novato en la prueba de las 500 Millas de Indianápolis, y eso a pesar de que tuvo que abandonar la carrera, peleando por las primeras posiciones y faltando 21 vueltas para la meta final.

Nuestro bicampeón mundial de Fórmula 1 recibió el aplauso y el reconocimiento del público asistente. Aunque participaba en la prueba por primera vez, en varios momentos estuvo en la “pole position”. Finalmente, el japonés Takuma Sato se hizo con la victoria.

Alonso no defraudó

Hasta el momento en que falló el motor de su McLaren-Honda, Fernando Alonso era el piloto que más vueltas había dado para adaptarse a un circuito nuevo para él. Además de su perfecta integración, se metió en el “Fast 9”, posicionándose como el quinto coche más rápido.

¿Cómo celebró Fernando esta participación en la Indy 500? Naturalmente, bebiéndose el vaso de leche de rigor, llevando a cabo el ritual que los ganadores de esta prueba hacen al llegar a la meta. Con el sentido del humor que le caracteriza, comentó a los presentes: “Ya sé que no he ganado, pero me encanta le leche“.

Características especiales de Indy 500

Los expertos nos explican las diferencias entre las pruebas de la Fórmula 1 y las peculiaridades de las 500 millas de Indianápolis. Ambos tipos de carrera tienen formatos diferentes, por la separación entre coches, la forma del circuito, la tecnología utilizada en los vehículos y equipos, etc.

Mientras en la Fórmula 1 los detalles de la carrera deben alcanzar técnicamente casi la perfección, aun cuando el espectáculo se vea mermado, en la Indy se espera que el público asistente disfrute al máximo.

Fernando Alonso hablando con su equipo

Un circuito especial

Para la Indy 500 no sirven los circuitos de la Fórmula 1, sino que se corre en una especie de óvalo. Para adaptarse a este circuito, los coches deben estar preparados con una serie de reglajes determinados. Además, la velocidad en esta carrera, por la facilidad que ofrece el circuito ovalado, es superior a otras pruebas. La media por vuelta es espectacular: ¡370 km por hora! Es lo más parecido a volar con las ruedas en el suelo…

Por si esta velocidad fuera poco, los coches en la Indy compiten más cerca unos de otros, por lo que la técnica de conducción es diferente a la de los circuitos tradicionales de la Fórmula 1.

En lo que se refiere a los chasis de los coches, en la Fórmula 1 vemos muchos diferentes. En realidad, cada escudería desarrolla su propia carrocería. Además, son bien conocidos los cuatro motores: Ferrari, Mercedes, Honda y Renault. Los vehículos que corren la Indy cuentan todos con un mismo chasis, el Dallara, y solo dos motores diferentes: Honda y Chevrolet.

¿Qué le ocurrió al motor?

Aunque nuevo en el circuito, Fernando Alonso nos hizo soñar a todos con…lo más alto. Todo apuntaba, durante las primeras vueltas y hasta la mitad de la competición, que cualquier cosa sería posible.

A 21 vueltas de acabar las 200 que completan la Indy, el motor del coche de Fernando no pudo más. Los motores de esta carrera no tienen ni la complejidad ni la tecnología híbrida de las pruebas de F1. Son sistemas de propulsión más competitivos, pero también mucho más frágiles.

Fernando Alonso, ejemplo de cómo reciclarse

La valentía de Fernando Alonso es indiscutible. A estas alturas de su carrera, se atreve a dar un giro y probar suerte en un circuito que dista del que está habituado. Aprovecharse de los rebufos para alcanzar mayor velocidad, circular muy cerca del muro y cambiar de estrategia son técnicas que ha tenido que aplicar en esta carrera.

Nuestro bicampeón de Fórmula 1 no se ha sentido intimidado por ser novato en esta prueba, ha superado las dificultades del cambio de circuito, y ha afrontado con éxito la competición saliendo de su zona de confort habitual. Ha sido todo un ejemplo de adaptación, de integración y de superación.

Él mismo definió su participación, con estas palabras: “Voy a adquirir experiencia y aprender grandes lecciones. Por el momento, todo lo vivido me está ayudando y creo que cuando termine esta aventura, lo haré siendo mejor piloto. Independientemente del resultado, seré un piloto más completo. Y ese es el primer paso de esta aventura, ser mejor cada día”.

Fernando nos ha brindado toda una lección de valentía. Ya solo falta atreverse con Le Mans, ¡Ánimo Alonso!