Iniciando el tratamiento de depilación láser, paso a paso


Cuándo nos decidimos a realizar un tratamiento de depilación láser debemos tener en cuenta una serie de factores:

 

  1. Recurrir a un centro especializado con experiencia en el sector y que cuente con un equipo de profesionales altamente cualificados. Informarse bien sobre el tipo de tecnología que utilizan, ya que no es lo mismo fotodepilación que láser.
  2. Decidirte por Pelostop, el centro Especialista en Depilación Láser.
  3. En la primera visita realizaremos
    1. un estudio personalizado del tipo de piel; grosor, cantidad y color del vello de la zona a depilar para adaptar el tratamiento a cada uno de los pacientes.
    2. Test de idoneidad. La técnico láser nos realizará, a modo de prueba, unos disparos sobre la zona a tratar para que el cliente compruebe el efecto del láser sobre su piel.
    3. Tras esta evaluación, se realizará un presupuesto a medida, según las necesidades de depilación y tratamiento que tenemos.
    4. Seguir las instrucciones que nos indica el centro al pie de la letra para garantizar el correcto desarrollo y la efectividad del tratamiento.

 

Una vez que se han tenido en cuenta estas indicaciones ya se puede comenzar el tratamiento.

En la primera sesión láser es importante que la piel de la zona a depilar esté perfectamente limpia, es decir, sin restos de desodorante (en las axilas), maquillaje (en la cara) o cremas (en el resto de la piel). Ante cualquier duda, se debe preguntar al personal de Pelostop.

 

Tanto si nos depilamos con el láser Alejandrita como con el láser Diodo, podremos rasurarnos un día o dos antes de la sesión. Si la primera sesión de depilación es el mismo día de la primera visita, la técnico serán la encargada de rasurar la zona para dar comienzo a la sesión de láser.

En cada una de las sesiones las técnicos nos proporcionaran unas gafas para proteger los ojos de la luz del láser.

A continuación el técnico deberá programar la máquina de láser a la intensidad adecuada para tu piel y procederá a aplicar la luz láser sobre la zona escogida, así en repetidas ocasiones hasta incidir sobre la totalidad del vello de la zona del cuerpo que se está tratando.

Por último una vez acabada la sesión, es adecuado aplicar un gel efecto frío con aloe vera para evitar posibles enrojecimientos de la piel.

En el resto de sesiones posteriores el procedimiento será el mismo, recurriendo como único método de depilación la cuchilla.

Finalizadas el número de sesiones necesarias en el tratamiento para eliminar el vello corporal, lo único que deberemos realizar es una sesión de repaso anual, si procede.