El áloe vera, oro para tu piel

“Amargo verdadero”. El áloe vera encierra en su nombre la esencia de su origen y su valor; de la unión del árabe “alloeh” (amargo), que hace referencia a su sabor, y el latín “verum” (verdadero), para distinguirlo de las muchas variantes que el áloe tiene, esta planta proveniente del este y sur de África se lleva utilizando para el cuidado de la piel desde el nacimiento de las grandes civilizaciones mediterráneas.

Su cultivo, extendido hoy por todo el mundo y especialmente fértil en zonas desérticas y calurosas, ya era usado en la farmacología sumeria del siglo XXI AC y existen dibujos del áloe o sábila en las paredes de templos egipcios desde hace al menos, 6.000 años.

Del áloe vera se extraen dos compuestos diferentes: el acíbar o látex y el gel. Es importante tener en cuenta que estos principios necesitan ser purificados antes de su uso, ya que en estado puro pueden resultar dañinos para la piel, causando irritación o reacciones alérgicas.

El áloe vera es una planta fácil de cultivar, siempre y cuando se mantenga en temperaturas superiores a los 10ºC y en entornos secos, ya que no soporta el exceso de humedad. Lleva a alcanzar los 60 cm. de altura y tiene unas flores amarillas que lo hacen apreciado en jardinería como planta decorativa, donde además ayuda a prevenir infestaciones de plagas, como ácaroscochinillas.

Pero lo que realmente hace del áloe vera un producto con una gran demanda a nivel mundial son las múltiples aplicaciones que ofrece en el campo de la cosmética y la farmacia. Porque es una planta rica en vitaminas, minerales, aminoácidos y enzimas, por lo que sus ventajas son aplicables en muchos usos, tanto internos como externos.

Continue reading

Gana la batalla a la astenia primaveral

Estamos en primavera, la estación que nos trae de nuevo el sol, la manga corta, las flores y los días más largos. Los colores alegres inundan nuestro armario y nos recuerdan que pronto gozaremos del buen tiempo del verano. Definitivamente, estamos deseando que acabe el frío y crudo invierno para sumergirnos en ese tiovivo de colores que es la primavera.

Y, sin embargo, nos ocurre algo extraño… Sin saber muy bien por qué, no te sientes bien; estás fatigada, desanimada, incluso un puntito irritable. Te cuesta concentrarte y hasta la tarea más sencilla se te hace cuesta arriba sin causa aparente.

No tengas dudas: estás pasando por la temida astenia primaveral. Para ser exactos, la astenia no es propiamente una enfermedad; el cambio de estación no es por sí solo motivo suficiente para sentir ese malestar anímico. En realidad hay otros factores, que únicamente suceden en primavera, que pueden provocarnos esa sensación de desmotivación y cansancio:

  1. La alergia al polen: La llegada de la primavera hace que las alergias se disparen por la polinización de las flores. Las reacciones al polen pueden provocarnos mucosidad y tos seca, que nos impiden dormir bien. Esto explica que podamos sentir mayor cansancio que en otras épocas del año. Además, la medicación que tomamos para reducir las molestias de las alergias (antihistamínicos) suele provocar somnolencia, lo que nos hace sentir más desanimadas y cansadas.
  1. El cambio de hora: En estas fechas, adaptamos nuestros relojes al horario de verano. Despertarse una hora antes altera nuestro biorritmo, un cambio que nuestro cuerpo tarda un tiempo en asimilar. En todo caso, este proceso de adaptación no debería durar más de dos semanas; si notas que se alarga más, consúltalo con tu médico por si hubiera otros factores que te estén afectando.
  1. El cambio de temperatura y la meteorología inestable: La primavera suele venir acompañada de un tiempo muy variable, que también afecta a nuestro cuerpo. Los días de sol y de lluvia se alternan alocadamente, sin que tu cuerpo tenga tiempo de adaptarse a tanto cambio. Lo mismo sucede con las temperaturas, que pueden influir en nuestra tensión arterial; estos vaivenes de tensión pueden causar cansancio y somnolencia. Con razón decimos eso de que la primavera la sangre altera

la astenia primaveral - Pelostop

¿Qué podemos hacer para minimizar los síntomas de la astenia primaveral?

Ahora que ya sabemos qué causa la astenia, es hora de plantarle cara. Lo primero que debes saber es que la solución a la astenia primaveral pasa esencialmente por llevar una vida lo más sana posible. Vale, eso es algo que deberíamos hacer durante todo el año, pero en primavera más que nunca, ya que la astenia primaveral nos acecha.

Para conseguirlo, te damos una serie de consejos que te pueden ser de gran ayuda:

.

Respeta las horas de sueño y comidas

Si quieres que tu cuerpo se adapte pronto al horario primaveral, debes seguir un horario de comidas lo más regular que puedas y darle a tu cuerpo las horas de sueño de calidad que realmente necesita. Resiste las primeras semanas la tentación de las terrazas y los aperitivos hasta que tu cuerpo se haya aclimatado.

.

Sigue una dieta sana, equilibrada y rica en líquidos

Lo normal, cuando sentimos cansancio o desmotivación, es achacarlo a la falta de vitaminas y salir corriendo a la farmacia a por algún complejo vitamínico. Sin embargo, esto no será necesario si llevas una dieta abundante en verduras y frutas de temporada, que son especialmente ricas en vitaminas. Piensa que una cantidad excesiva de vitaminas puede ser tan perjudicial para tu cuerpo como su escasez.

Añade a tu dieta zumos naturales, tés e infusiones. ¡Y no olvides beber tus dos litros de agua diarios!. Además de nutrir e hidratar tu piel, te ayudará a combatir esa desagradable sensación de cansancio. Así que no lo olvides, ¡bebe mucho!

.

Haz deporte

El deporte es un buen compañero para superar esos momentos de desmotivación y fatiga mental. Al hacer ejercicio, liberamos endorfinas, que son las hormonas de la felicidad, lo que nos ayudará a sentirnos más positivas y animadas. Empieza por hacer algún tipo de ejercicio moderado que te divierta y te haga sentir bien. No realices ejercicios especialmente bruscos o intensos; recuerda que se trata de eliminar la sensación de cansancio, no de incrementarla.

Aprovecha los días soleados para salir a andar y disfrutar del paisaje que tu entorno te ofrece. Y los días lluviosos, disfruta en tu gimnasio de las actividades que más te diviertan, como éstas, pero sin forzarte demasiado.

.

Aprovecha al máximo tus días de ocio

Haz planes, organiza tus días de descanso realizando aquellas actividades que te hagan sentir bien. Tanto si llueve como si es un día soleado, seguro que encuentras cosas que hacer que te motiven y te levanten el ánimo.

Anímate y aprovecha para ponerte guapa y depilarte; sentirte bien por fuera te ayuda a también sentirte bien por dentro. Lee ese libro que siempre aparcas por falta de tiempo, busca aquella receta que te encantaría cocinar, ¿y si aprovecharas un día lluvioso para ir al cine y disfrutar de una buena película?

Diviértete los días soleados tomándote un aperitivo en una terracita, llama a tus amigos y disfruta de su compañía; hay tantas posibilidades… solo tienes que planificarlas y dejar la pereza a un lado; seguro que de este modo, pronto te sentirás más animad@.

.

Así que ya sabes, si sigues estos consejos, la astenia primaveral ya no será más un obstáculo para ti. Aprovéchalos y ¡disfruta al máximo de todo lo bueno que nos ofrece la primavera!

Cómo cuidar tu piel durante la depilación láser

Uno de los temas que más nos preocupa cuando vamos a hacernos una depilación, es saber qué podemos hacer y qué no durante los días inmediatamente anteriores y posteriores a nuestra cita con el láser. Aspectos como una correcta hidratación de la piel o cómo cuidar tu piel frente al sol tras una sesión son frecuentes entre las consultas que nos hacen nuestras pacientes.

Por este motivo, te ofrecemos algunas pautas que te ayudarán a preparar, mantener y cuidar tu piel correctamente, especialmente en las zonas que vas a tratar en tus sesiones de depilación, para que luzcas una piel perfecta y suave desde el primer día y para que el tratamiento de depilación láser sea lo más efectivo e indoloro posible.

Te recomendamos leerlos con detalle y tenerlos en cuenta, especialmente cuando se acerque el día de tu próxima sesión de depilación.

cuidar tu piel

Solo siendo conscientes de lo importante que son esos buenos hábitos, lucirás la piel con mejor aspecto, y además, estando tu piel en mejor condiciones, reducirás las molestias durante los tratamientos.

Así que, con estos consejos ya estás preparada para tu sesión en Pelostop.

¡Te esperamos!

Luce una piel perfecta este invierno

Nos encontramos en pleno invierno y, como es lógico, los días de frío y mal tiempo son más que habituales. En estas fechas pensamos que la operación bikini aún está muy lejos. Es fácil caer en la tentación de olvidarnos de cuidar adecuadamente la piel, ya que la exponemos menos que en verano. Pero, ¿por qué has de renunciar a lucir una piel perfecta y sana en invierno también?

Sentirte guapa, con una piel perfecta, suave y depilada, te ayudará a obtener más seguridad en ti misma y a disfrutar del invierno a tope, con todas las ventajas que nos ofrece.

Pero, ¿sabes cuáles son los enemigos de nuestra piel en esta época del año? Te ayudamos a detectarlos, a combatirlos y prevenirlos con eficacia.

Calefacciones

Las calefacciones influyen en el estado de nuestra piel. Las temperaturas altas y los cambios bruscos de temperatura, ocasionan agresiones cutáneas provocando que la piel luzca enrojecida e irritada. Solemos conectar la calefacción con el termostato en un rango de 22º a 25º en invierno.

Sin embargo la temperatura aconsejada para conservar una piel perfecta es de 17º a 20º y la humedad debe mantenerse al 50%. No es aconsejable que pases frío, ya que puede ocasionar problemas de otro tipo, pero sí es importante que no subas en exceso tu calefacción y que utilices humidificadores para aumentar la humedad del ambiente.

El clima

El aire frío y seco elimina los aceites naturales de la piel y como consecuencia, ésta se irrita provocando lo que comúnmente se denomina “quemaduras por el viento”. Para evitar estas irritaciones, protégete del frío, pero cuidado con la lana, ya que en contacto con la piel puede ocasionar picores e irritarla.

Hidrátate siempre antes de salir a la calle sin excepción, y no solo la zona facial, no olvidemos que las manos también sufren las inclemencias del tiempo; hidrátalas y protégelas con guantes.

El sol

Aunque estemos en invierno el sol sale todos los días, no lo olvidemos, y puede provocar sequedad, manchas solares, arrugas o melanomas en nuestra piel. Tendemos a olvidarnos de protegerla en invierno, porque pensamos que la radiación solar no es dañina en esta época. Nada más lejos de la realidad, los rayos UVA y UVB atraviesan incluso la capas de nubes, por lo que debemos aplicarnos cremas o maquillajes con protección solar todos los días del año.

Nutrición y falta de líquidos

En invierno tendemos a consumir alimentos más calóricos y a reducir la ingesta de otros que relacionamos con épocas más calurosas,  por ejemplo las ensaladas cuyo ingrediente más habitual, la lechuga, contiene un alto contenido en agua. En esta época sentimos menos sed y tomamos menos líquidos, pero esto no quiere decir que no los necesitemos, el cuerpo está compuesto en un 60% de agua y ésta es parte fundamental para la hidratación de tu piel.

Por ello, introduce en tu dieta alimentos con alto contenido en agua, como la lechuga, el pepino, el tomate, el apio o la espinaca. Sin olvidar la importancia de consumir frutas que además de hidratar contienen muchas vitaminas beneficiosas, pudiendo consumirlas enteras o en zumo, por ejemplo; el kiwi, la manzana, la papaya, las uvas o la naranja.

Y no te olvides de beber los 2 litros diarios de líquido que los expertos en nutrición aconsejan para estar saludables. Además de agua puedes tomar tés, zumos, caldos o café.

Baños muy calientes y abundantes duchas

La temperatura muy alta del agua del baño causa flacidez en la piel y la reseca, por lo que el agua ha de estar tibia o templada. Por otro lado, es más conveniente la ducha que el baño ya que la inmersión proporciona mayor sequedad en la piel.

Si aun así eres fan de un buen baño, evita permanecer mucho tiempo en el agua. No te duches tampoco demasiado, lo ideal para la piel es ducharse cada dos días con un jabón neutro y secándose sin frotar, sin dejar ninguna zona húmeda. A continuación, aplícate tu leche hidratante por todo el cuerpo para hidratar tu piel.

La falta de constancia

Este último enemigo somos nosotras mismas. La vida de invierno, más ajetreada y estresante que la de verano, nos lleva a olvidarnos de los cuidados propios que nuestra piel necesita y a no ser constantes en su hidratación.

Para lucir una piel perfecta y suave este invierno, no te olvides de limpiarla adecuadamente e hidratarla bien todos los días. Sé constante y tu piel te lo agradecerá.

Así que, ya sabes, este invierno no descuides tu piel y cuídala como se merece. Siguiendo estos consejos y tu tratamiento en tu Centro Pelostop, ahora, también en invierno ¡lucirás irresistible!

Depilación láser y el verano

¡Ya estamos en verano! Qué bien 😉 La época del año más deseada por much@s. Pero debemos recordar la cuestión del bronceado, la depilación láser y el verano, el sol y el cómo evitar problemas en la piel.

Como ya sabéis, el efecto más importante que tiene la radiación del sol (o los rayos UVA) sobre la piel es el aumento de producción de melanina, lo que técnicamente llamamos “melanogénesis” o coloquialmente, broncearse o ponerse morena.

La melanina es un fotoprotector natural de nuestra piel, altamente eficaz, ya que es capaz de absorber hasta el 99% de la energía de radiación ultravioleta del Sol. La melanina es a la misma vez también la que absorbe la energía del láser convirtiéndola en calor. Por ello, en los centros Pelostop, preguntamos los antecedentes recientes de bronceado y revisamos adecuadamente el estado de la piel antes de tratarla.

Advertimos expresamente la prohibición de tomar el sol o a los rayos UVA entre 2 y 10 días justo antes y después de cada sesión, así como usar diariamente protección solar durante, al menos, un mes después de la sesión en las zonas donde os habéis hecho el láser.

Por norma general, os aconsejamos no tomar el sol ni tomar rayos UVA entre 2 y 10 días antes o después a la sesión de depilación láser; y consultad o informad al personal de vuestro centro PELOSTOP a fin de que os realicen los ajustes necesarios al tratamiento para evitar cualquier problema. Tratar una piel expuesta al sol aumenta el riesgo de quemaduras y manchas y, en consecuencia, malos resultados en la eficacia del tratamiento.

Pensad que la zona de la piel depilada con láser necesita un tiempo para recuperarse. La raíz del folículo piloso necesita reparación y aunque nosotros no lo apreciemos directamente, la zona depilada está “inflamada”.

No es lo mismo tratar una persona que se quiere depilar las axilas (donde prácticamente no hay bronceado ni sol) y que hace dos días fue a la playa, a otra persona que quiere depilarse la cara y cada día sale a pasear por la calle.

¿Por qué NO deberíamos tomar el sol ANTES o DESPUÉS de recibir el tratamiento láser?

Porque previamente hemos recibido una dosis de calor importante en las zonas de la piel que serán tratadas por el láser. La exposición al sol tiene efectos que pueden perdurar hasta 2 o 3 días (aunque nosotros no lo notemos).

Si volvemos a someter la piel a otra dosis de calor por el láser, estamos acumulando todas las energías recibidas en la zona, y podéis desarrollar accidentalmente una quemadura.

¿Cuál es la pauta a seguir cuando ya os habéis depilado en un centro PELOSTOP y queréis tomar el sol?

Como ya hemos comentado antes en estos casos os aconsejamos:

  • El uso de crema de protección total en la zona tratada durante el tiempo que esté expuesta al Sol. Recordando que cada vez que os bañéis, deberéis reponerla.
  • Uso de cremas hidratantes con aloe vera como la que os aplicamos y tenemos en los centros, antes y después de la exposición al Sol.
  • Limitar el tiempo de exposición directa al Sol

¿Cuál es la pauta a seguir cuando ya habéis tomado el sol y queréis depilaros en PELOSTOP?

El tiempo que debe transcurrir desde la toma de sol hasta la realización de la sesión láser está en relación a vuestro tipo de piel y del tipo de láser con el que os depiláis. Como orientación general, el tiempo que debe transcurrir entre la toma de sol y la siguiente sesión láser es de:

Láser ALEJANDRITA Láser DIODO
Fototipo I-II 4 – 5 días 1 – 2 días
Fototipo III 6 – 7 días 2 – 3 días
Fototipo IV 8 – 10 días 3 – 4 días
Fototipo V 4 – 5 días

 

NORMAS y CONSEJOS que debéis seguir:

Mientras dure el tratamiento láser es conveniente:

  • Evitar en lo posible la exposición solar, las sesiones de rayos UVA y el uso de autobronceadores de las zonas a depilar.
  • Siempre proteger del sol la zona a tratar y es necesario utilizar una protección solar alta (a partir de 30fp).
  • Si tenéis previsto tomar el sol y posteriormente acudir a uno de nuestros centros, es imprescindible el uso de crema solar de protección alta en las zonas que tengáis previsto tratar. Por supuesto, las zonas no expuestas al sol (axilas, pecho, glúteos, pubis, periné) podemos tratarlas sin problema.

Esperamos que estos consejos os ayuden a tener un mejor verano sin vello, a cuidar vuestra piel y a seguir disfrutando de la depilación láser y el verano. Con PELOSTOP, por supuesto.

¡¡Este verano, #SiempreAPunto!!