¿Duele la depilación láser? Mitos y verdades

Seguro que esta pregunta pasó por tu mente la primera vez que te planteaste realizar un tratamiento de depilación láser o fuiste a realizar una sesión. De hecho, ésta es la consulta más frecuente que nos hacen nuestros clientes cuando acuden por primera vez a uno de nuestros centros. Vaya por delante que no tienes motivos para preocuparte.

 

Tiene toda la lógica planteárselo. Porque el dolor es algo que asociamos directamente con la depilación. Estamos tan acostumbrad@s a sufrir los dolorosos estragos de algunos sistemas de depilación  – sobre todo, aquellos que se basan en arrancar el pelo desde su raíz -, que nos tememos que la depilación láser no vaya a ser una excepción. ¡Y más aún cuando estamos hablando de algo que suena tan misterioso como es el láser!

No te preocupes; ya sabes que en Siempre A Punto estamos a tu disposición para responder a tus dudas y contarte todo lo que necesitas saber sobre depilación láser.

Lo primero que debes saber es que, en algunas ocasiones, la depilación láser puede llegar a provocar una sensación molestia. Pero, en cualquier caso, esta sensación es muchísimo menos dolorosa que otros sistemas de depilación no definitivos, como la cera o las máquinas eléctricas, y normalmente desaparece una vez que finalizas la sesión. Además, sensación de malestar suele ir haciéndose más tolerable con cada nueva sesión que te apliques.

.

¿Cuánto duele la depilación láser?

Tal vez hayas leído en algunos artículos que la depilación láser es totalmente indolora; esto no es del todo cierto. Por norma general, la sensación que se suele notar al aplicar el láser sobre la piel es la equivalente a un hormigueo, un pequeño pinchazo o un pellizco.

Sin embargo, y como suele suceder cuando hablamos del dolor, la intensidad depende de cada persona y de su umbral del dolor. De esta manera, hay clientes que no llegan a sentir molestia en ninguna zona, mientras que otros notan un pequeño malestar.

Las zonas del cuerpo donde se realiza la depilación láser también influyen en la sensación de mayor o menor molestia. Las zonas más dolorosas, al igual que sucede con los sistemas de depilación tradicionales, son las axilas, las ingles y los genitales; esto es debido a que en estas zonas se concentra un mayor número de terminaciones nerviosas que son estimuladas por el láser. Afortunadamente estas zonas son reducidas, por lo que la molestia te durará poco tiempo.

Por último, el tipo de piel también influye de manera determinante en las molestias que sentimos a la hora de recibir un tratamiento láser. De esta manera, la cantidad de vello es abundante y la pigmentación del mismo es oscura, podrás notar mayor intensidad de dolor, debido a que posees más melanina en él y el láser es atraído por esa pigmentación. La parte positiva es que, por ese mismo motivo, el tratamiento también será más efectivo, por lo que probablemente necesitarás menos sesiones para que tu vello desaparezca que una persona con vello más claro.

 

¿Qué hacemos en Pelostop para mitigar el dolor?

Sin duda, la mejor solución para mitigar el efecto del dolor es el Air Cooling System, nuestro sistema de enfriamiento mediante aire frío. Este novedoso sistema enfría constantemente la zona de piel sobre la que actúa el láser, proporcionándole un efecto anestésico que disminuye la sensación de malestar.

Con esta novedad tecnológica se consigue un resultado mucho más efectivo y duradero que el de sistemas más anticuados, como el criógeno. El aire frío “adormece” la piel sobre la que trabaja el láser de forma continuada, no solo en el momento del disparo láser, lo que proporciona una experiencia mucho más placentera.

Hay otras soluciones para suavizar esta sensación de molestia, en el caso de que se produzca. La más sencilla de ellas es aplicar placas de frío de uso tópico antes o inmediatamente después de la sesión, especialmente sobre las zonas donde la piel es más delicada y sensible, como la cara.

¿Dudas despejadas? ¡Perfecto! Pues aprovecha y pide cita sin miedo en tu centro Pelostop; el verano está a la vuelta de la esquina y es el momento ideal de prepararse para lucir una piel perfecta. ¡Estamos deseando verte de nuevo!