10 películas de terror imprescindibles en Halloween

Que sí, que sí; que Halloween es una fiesta extranjera que pinta tan poco con nosotros como una romería de indios aparajoes paseando una imagen de San Justino por las orillas del río Missouri. ¿Puede haber algo más encantador que unos niños disfrazados que te despiertan durante la siesta para enseñarte una calabaza de plástico mientras te preguntan: “¿truco o trato?”.  ¿Truco o trato? ¿En qué consiste el trato? ¿En que se van a preguntar a otra casa y te dejan dormir la siesta si les das un par de chicles? ¿Y qué pasa si dices truco? ¿Sacarán una paloma de un sombrero de bruja?

En fin, el hecho es que, queramos o no. Halloween está aquí para quedarse. Así que, como parece que nadie nos va a librar de ello, lo mejor es rendirse a la evidencia y, aprovechando que toca festivo, te unas a la fiesta. ¿Y qué mejor forma que aprovechando la ocasión para quedar con los colegas o con tu chica y daros un empacho de palomitas y zumo de calabaza repasando alguno de los títulos clásicos del cine de terror?

Por si te animas, tus amigos de Pelostop Man te ofrecemos un recorrido por las pelis de miedo que han marcado historia en su categoría. Ponte cómodo y apunta, la sesión está a punto de comenzar….

.

Continue reading

Disfruta de un Halloween escalofriante

“La noche de difuntos me despertó a no sé qué hora el doble de las campanas; su tañido monótono y eterno me trajo a las mientes esta tradición que oí hace poco en Soria” El monte de las ánimas de Gustavo Adolfo Bécquer (S.XIX).

Aunque muchos son detractores de celebrar Halloween por su influencia anglosajona, esta obra de Bécquer ambientada en la noche de difuntos (2 de noviembre) constata que en España desde hace siglos también se ha relacionado esta época con el oscurantismo, lo fantasmal, lo terrorífico o desconocido. Y es que el miedo no entiende de culturas, lleva acompañándonos desde que el hombre es hombre.

Pero… ¿por qué nos sentimos tan atraídas por él? El miedo es un método de defensa que cuando estamos en peligro causa que liberemos adrenalina. Ésta produce en un inicio un estado de euforia, de máxima energía y de capacidad de acción para luego liberar endorfinas que nos hacen sentir un momento agradable y relajante. Es precisamente ese momento de relax lo que hace engancharnos al terror.

Continue reading