¿Cómo sobrevivir a unas vacaciones en pareja?

Seguro que alguna vez habrás visto estadísticas sobre el aumento de divorcios durante las vacaciones. Y no es de extrañar; estamos tan acostumbrad@s al ritmo frenético del día a día que apenas tenemos tiempo ni para discutir con nuestra pareja.

Aparentemente todo va bien; hasta que llega el verano, con su tiempo libre casi ilimitado, sus expectativas sobrevaloradas y su calor… y es normal que, antes o después, llegue el mal humor. ¿O no?

Todo empieza con armonía e ilusión: Cari, ¿has cogido la crema? ¿Y si mañana nos vamos a comer a la playa? Duérmete un ratito más la siesta, que yo recojo la cocina… Pero, ¡ay! al cabo de unos días, esas frases bucólicas se transforman en un ¡Ya estoy cansada de recordarte que cojas la crema! En un ¡Otro día más comiendo arena en la playa no, por Dios!! O en un ¡eso, tu durmiendo la siesta mientras yo no paro ni un minuto para descansar!!

¡Cómo cambia la situación conforme las vacaciones van avanzando! Y si hay niños de por medio, todo se complica más si cabe. Buscas tiempo para ti y no lo encuentras. Pañales por aquí, biberones por allá, juguetes por todos los lados… ¿esto son vacaciones o el escenario de una serie post-apocalíptica?

Pues sí, contra todo pronóstico se puede disfrutar del descanso estival si eres realista con tus expectativas, y te lo planteas tus vacaciones en pareja con organización y anticipando soluciones a los problemas que se puedan plantear.

Te ayudamos a conseguirlo ofreciéndote unos consejos para disfrutar de un verano en pareja inolvidable.

Continue reading