TRATAMIENTOS CON HILOS TENSORES

 

Hasta hace poco, la única manera de corregir la flacidez era la cirugía estética y, en concreto, el lifting facial, una solución que presenta los riesgos propios de cualquier técnica quirúrgica. Sin embargo, existen otros procedimientos indoloros, no invasivos, seguros y que no precisan de hospitalización. Algo que la medicina estética actual puede ofrecer mediante los tratamientos con hilos tensores, una técnica que permite un rejuvenecimiento de la piel y darle una apariencia simétrica de forma inmediata y duradera.

¿QUÉ SON LOS HILOS TENSORES?

 

Los hilos tensores son unos filamentos quirúrgicos muy finos —aunque el grosor puede variar, dependiendo de la parte del cuerpo en la que se apliquen—, que se introducen por debajo la piel sin necesidad de cirugía y que son inapreciables a simple vista. Se elaboran con materiales biocompatibles, antialérgicos y reabsorbibles, por lo que el organismo los acaba asimilando al cabo de un tiempo.

Por lo general, los hilos tensores se confeccionan con ácido poliláctico o bien con polidioxanona (PDO), dos materiales que también son muy utilizados en suturas de cirugía cardíaca. Una de las principales diferencias entre ambos estriba en su vida útil. Los hilos de ácido poliláctico son reabsorbidos por el cuerpo al cabo de 6 meses y sus efectos duran entre 18 meses y dos años. A su vez, los filamentos de PDO se absorben a los 3 meses y presentan resultados cuya duración es de entre 9 y 12 meses.

En cuando a la morfología de los filamentos, los centros de Grupostop emplean dos tipos de hilos tensores.

Hilos monofilamentos

El hilo tensor monofilamento, formado por una única hebra, es el más fino y el más habitual para afinar el mentón o corregir la papada. También se utiliza en tratamientos de medicina estética corporal, ya que se puede aplicar a zonas como el escote, los senos, los brazos, el abdomen o las nalgas, si bien los efectos más visibles se logran en el rostro. Los hilos tensores monofilamento son similares a los hilos multifilamentos, que se componen de varias hebras.

Hilos espiculados o dentados

Los hilos espiculados se confeccionan con hebras que presentan unas espículas que permiten que se anclen mejor a la piel y generan un mayor agarre de la piel. Por su efectividad, se emplean para elevar áreas como los pómulos o reafirmar la mandíbula y el cuello.

Cada vez es más habitual ver a pacientes más jóvenes someterse a este tratamiento puesto que es uno de los mejores preventivos para evitar el descolgamiento cutáneo.

CONOCE LOS TRATAMIENTOS DE MEDICINA ESTÉTICA FACIAL

400x600_acido hialuronico

Ácido Hialurónico

400x600_hidroxiapatita calcica

Hidroxiapatita Cálcica

_MG_0623

Hilos Tensores

400x600_mesoterapia facial

Mesoterapia Facial

400x600_peeling

Peeling

400x600_botox

Bótox

400x600_peeling

Radiofrecuencia facial

400x600_peeling

Limpieza facial con punta de diamante

400x600_botox

Vitaminas faciales

TUS TRATAMIENTOS DE HILOS TENSORES AL MEJOR PRECIO

Los tratamientos con hilos tensores de Grupostop se llevan a cabo con los últimos adelantos médicos y bajo la supervisión de un equipo de profesionales altamente cualificado y con experiencia. Para más información, contacta con nuestros centros de medicina estética sin compromiso.

CÓMO ACTÚAN LOS HILOS TENSORES Y SUS BENEFICIOS

La eficacia de los tratamientos con hilos tensores se manifiesta a través de dos efectos positivos. Además de lograr un lifting sin cirugía, ya que consiguen tensar la piel en aquellas áreas donde se aplican, sus beneficios van más allá; tras su colocación, se estimula la producción en la zona de elastina y colágeno, dos sustancias naturalmente presentes en el organismo e indispensables para mantener la piel firme. Con esta reacción, que es totalmente inocua para la salud, el cuerpo trata de expulsar así aquello que identifica como un elemento extraño.

Estos dos componentes son fundamentales para una piel saludable. De hecho, el colágeno ayuda a mantener la dermis tonificada, elástica y con más volumen, pero su producción va disminuyendo paulatinamente con la edad (por ejemplo, en torno a los 70 años, el grosor de la piel se ha reducido un 80% respecto a la infancia o la adolescencia). Un proceso que se traduce en la aparición de arrugas y flaccidez, ya que la pérdida de firmeza hace que la dermis no pueda sostener correctamente los tejidos. Lo mismo podría decirse de la elastina, una proteína naturalmente presente en los cartílagos, los huesos y el tejido conjuntivo, indispensable para aportar volumen y elasticidad a la piel y cuya producción cae conforme envejecemos.

Con los hilos tensores se obtiene, por tanto, un rejuvenecimiento facial continuado y progresivo. Los pacientes que se someten a este tratamiento notarán una mejora gradual en el tono y la firmeza de la dermis.

Otra de las ventajas de los hilos tensores es que son compatibles con otros tratamientos de medicina estética corporal o para el rostro, como la radiofrecuencia facial, la mesoterapia facial, etc.

El tratamiento con hilos tensores se recomienda especialmente a personas de ambos sexos que quieran revertir los primeros signos de la edad en la piel.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que sus efectos son más limitados en el caso de las pieles maduras, con arrugas y surcos pronunciados o una flacidez acentuada.  

¿CÓMO SE REALIZA EL TRATAMIENTO?

Para llevar a cabo el tratamiento, los hilos se introducen bajo la piel con la ayuda de una aguja muy fina, sin necesidad de practicar ninguna incisión. La cantidad de filamentos vendrá determinada por la zona que se desee tratar (en el caso del rostro, suele ir de los 6 a los 15 hilos).

Los hilos tensores no necesitan anclajes o suturas, lo que hace que se trate de un procedimiento rápido y sencillo. No se precisa de anestesia general —si bien el experto que lleve a cabo el tratamiento puede utilizar alguna crema anestésica— y la duración acostumbra a ser de entre 20 y 30 minutos. Se trata de un proceso indoloro y que no exige hospitalización, por lo que la persona puede incorporarse de inmediato a su día a día. En el caso de las zonas corporales más extensas, el profesional puede dividir el tratamiento en dos sesiones.

Durante las horas posteriores, se recomienda aplicar frío en la zona tratada para reducir el riesgo de inflamación y evitar rascarse o tocar la zona durante las 12 horas inmediatamente posteriores a la colocación de los hilos tensores. El paciente puede experimentar una ligera irritación o inflamación en la zona, que desaparecerá rápidamente.

Este tratamiento de medicina estética es seguro, y los riesgos de cicatrización, hematomas, sangrado u otras complicaciones son muy bajos. Para evitarlos, es indispensable ponerse solo en manos de personal médico especializado.

El resultado óptimo suele lograrse a los tres meses, si bien, como se ha indicado anteriormente, los efectos pueden prolongarse por espacio de hasta 2 años, dependiendo de la edad, del tipo de piel y del hilo empleado.

Contacta con nosotros sin compromiso para aclarar tus dudas sobre los hilos tensores o pedir una cita. En Grupostop, contamos con un equipo de profesionales cualificado y con experiencia, los últimos avances tecnológicos en aparotología medicoestética y los productos más innovadores, para ayudarte a rejuvenecer tu rostro con todas las garantías de seguridad y calidad.